jueves, 6 de septiembre de 2012

Corrección de la Opción B de la PAU de junio 2012 de la Comunidad de Madrid


CUESTIONES

1.  Haga un comentario de texto del fragmento que se propone contestando a las preguntas siguientes:

a) Enuncie el tema del texto (0,5 puntos);

La suma del trabajo y el esfuerzo de cada individuo, base y fortalecimiento del bien común.


b) detalle sus características lingüísticas y estilísticas más sobresalientes (1,25 puntos);

                Partimos de un texto que, claramente, tiene una estructura inductiva, ya que se parte de un hecho particular (del argumento de autoridad o testimonio de Edweine Loureiro y el ejemplo de la sociedad japonesa con la metáfora del arroz), para llegar a una idea general o tesis que sería que trabajando como colectivo, sumando esfuerzos, se consigue el éxito y, a la vez, el beneficio propio. Este argumento de autoridad se refuerza con el de la experiencia personal de la autora; de origen occidental, pero que también reside en el país nipón y conoce, por tanto, la idiosincrasia japonesa y un argumento de ejemplificación (líneas 1-14: Cuenta un escritor…). Estos argumentos y el hecho de que la autora pretenda convencernos de que la sociedad japonesa es superior a la occidental justifica considerar el texto como argumentativo.
                El texto se puede dividir en tres partes. La primera parte (líneas 1-10) sería una especie de apólogo o exempla medieval, en la que un anciano japonés (el maestro) le enseña al escritor brasileño (discípulo) cómo Japón consiguió sobreponerse y convertirse en potencia mundial tras la derrota en la Guerra Mundial; para llevar a cabo este fin se apoya en la alegoría del arroz. De esta introducción, que recuerda tanto a los consejos de Patronio al Conde Lucanor, pasamos al cuerpo de la argumentación (l. 10-23), en donde se desarrolla el concepto de anteponer el bien común al individual; esta parte central se subdivide, a su vez, en tres apartados: diferencias entre occidente y el pueblo japonés (l. 10-16), el esfuerzo alcanzado por los japoneses tras la catástrofe (l. 16-19) y la reflexión sobre si este acontecimiento se podría dar en otras latitudes, hecho que no es practicado (l. 20-23). La tercera parte, a modo de conclusión, (l. 23-29) consiste en acercar el desastre de la guerra a la actualidad y, sin necesidad de heroicidades ni esfuerzos sobrenaturales, la autora nos persuade a que trabajemos con tesón y sin protestar para alcanzar beneficios, primero colectivos y luego individuales.
                Por otro lado, la autora se sitúa en un nivel estándar del lenguaje (español correcto), ya que es un texto de fácil comprensión, con un vocabulario sencillo, al alcance de la mano de un lector medio.
                En cuanto a las funciones lingüísticas, dado el carácter subjetivo y persuasivo de este texto argumentativo, destacan dos funciones especialmente. Destacan las funciones expresiva y apelativa, tanto en la primera como en la tercera parte, ya que la intención de manifestar una opinión (l. 10: cuanto más pegados unos granos a otros, más fuertes nos hacíamos, uso de  la primera persona), así como influir en la conducta del receptor (l. 26: hacer bien el trabajo de uno […] es la única clave para pertenecer a ese arroz cocido…). El cuerpo de la argumentación, parte central del texto, tiene mayor objetividad, predomina la tercera persona y está, por tanto, más cerca de la función representativa del lenguaje (l. 15-16: los granos nunca se caen…). También aparece la función poética, ya que, como no podía faltar en la presentación de un libro, el autor utiliza algunas figuras retóricas, como las metáforas (l.7-8: nos convertimos…en arroz cocido o línea 25: única clave para pertenecer a ese arroz cocido colectivo).
                En el plano morfosintáctico, prácticamente, todo el texto presenta oraciones enunciativas, lo cual es típico de los textos de carácter ensayístico, donde se nos exponen una serie de ideas. Dentro de la primera parte, cabe destacar el empleo del diálogo, tanto en estilo indirecto (l. 23: le preguntó […] cómo pudo transformar…), como en estilo directo, entrecomillada, la aclaración del anciano (l. 6-10: “Entendimos que solo trabajando juntos e intensamente seríamos capaces de vencer al hambre y a la miseria…”). Ejemplos de oraciones enunciativas (l. 10-11: El arroz japonés constituye la alegoría perfecta para ilustrar las diferencias entre la naturaleza de este pueblo y la nuestra), aunque nos encontramos con dos interrogativas directas, preguntas retóricas (l. 22-23: ¿Es, pues, inalcanzable para seres que no posean una cualidad humana especial? ¿Cómo se implementa en actos concretos?). Alterna en el fragmento el uso del presente, tanto con valor atemporal (l. 13-14: el arroz japonés es pegajoso), como con valor actual (l. 23-24: La lección que recibimos con cierto desconcierto los occidentales que vivimos en Japón es que la cuestión carece de misterio…), con el uso del pretérito perfecto simple, para referirse a los hechos de la posguerra japonesa (l. 9-10: Así que nos convertimos nosotros mismos en arroz cocido…) y para mostrar al lector la conversación que mantuvieron el escritor brasileño con el anciano (l. 2: le preguntó… ; l. 3: le respondió…). También se emplea el pretérito imperfecto, para la descripción de la situación que padeció el pueblo japonés (l. 6: teníamos…; l.10: nos hicimos…). Se emplea la tercera persona (cuenta, l. 1; hicieron, 17; derivó, 19…) y la primera del plural (entendimos, 7; recibimos, 23). El texto está vertebrado fundamentalmente por oraciones subordinadas, muy bien construidas, lo que facilita su comprensión. Es frecuente la utilización de subordinadas adjetivas, tanto explicativas (l. 1-2: Edweine Loureiro, que, en una cena en la que le preguntó a un anciano japonés cómo pudo transformarse Japón tras la Guerra Mundial en una potencia económica, …), como especificativas (l.23-24: La lección que recibimos con cierto desconcierto los occidentales que vivimos en Japón es que la cuestión carece de misterio…); adjetivas sustantivadas (o adjetivas sin antecedente) (l. 19: lo que mejor saben hacer: poner el bien común por encima del individual); gran número de subordinadas sustantivas: interrogativas indirectas de CD (l. 2-3: cómo pudo transformarse Japón tras la Guerra Mundial en una potencia económica), de infinitivo en función sujeto (l. 26-27: Hacer bien el trabajo de uno…), yuxtaposición con valor de sustantiva tras los dos puntos (l. 18: poner el bien común por encima del individual), sustantiva en función atributo (l. 24-25: es que la cuestión carece de misterio), sustantiva de término de un complemento de régimen (l. 4-5: había optado por ignorar la pregunta). Utilización de adverbiales: de causa (l. 25: ya que no requiere de ningún sacrificio heroico ni de ninguna capacidad sobrenatural), de finalidad (l. 27: para pertenecer a ese arroz cocido colectivo y beneficiarse al mismo tiempo como individuo), de gerundio (l. 8:solo trabajando juntos e intensamente seríamos capaces de vencer al hambre y a la miseria, y l. 3: ofreciéndole un tazón de arroz con una sonrisa), consecutiva no intensiva (l. 9:Así que nos convertimos nosotros mismos en arroz cocido: cuanto más pegados unos granos a otros,  y l. 15: de manera que comer con palillos no supone ninguna dificultad), de modo (l. 26-27: sin cuestionar ni eludir sus aspectos más ingratos), de tiempo (l. 12: mientras nuestro concepto de arroz de calidad incluye como condición indispensable el que sus granos estén sueltos), yuxtaposición con valor consecutivo (l. 10: cuanto más pegados unos granos a otros, más fuertes nos hacíamos) y yuxtaposición con valor de causa (l. 15-16: no supone ninguna dificultad: los granos nunca se caen y el tazón queda invariablemente limpio al final). Una coordinada copulativa (l. 18-19: El progreso se derivó de ello por sí solo, y en la repartición de los beneficios también entraron todos). Destaca el uso de coordinadas adversativas (l.4 y l. 19), que sirven a la autora para enlazar las ideas y matizar algún aspecto que le interesa destacar. Una oración pasiva (l.21-22: El arte de anteponer el bien común al propio, tan bien visto, aceptado y predicado universalmente, no es sin embargo practicado con frecuencia en muchos lugares del mundo).
                En el plano léxico-semántico, en este fragmento se emplea un lenguaje sencillo con un registro cuidado, sin llegar a ser culto: había optado (l. 4), interlocutor (4), perplejidad (5), alegoría (11)... El texto combina denotación, que se explica por el empleo de adjetivos especificativos (brasileño, 1; redondo, 14; económica, 3…), con connotación, en base a la utilización de adverbios valorativos (intensamente, 8; invariablemente, 16; universalmente, 21; bien, 26…), adjetivos valorativos (inimaginables, 17; heroico, 25; sobrenatural, 26…) y sustantivos con claras connotaciones negativas (guerra, 6; hambre, 9; miseria, 9…). Se da un empleo destacado de sustantivos de carácter abstracto: perplejidad (l. 5), naturaleza (12), cualidad (22), misterio (25)… Para dar cohesión al texto, nos encontramos con recurrencias léxicas: Japón, arroz, bien común, individuo… son términos que se repiten a lo largo del texto. Recurrencia semántica, por ejemplo metáfora y alegoría. También podemos ver la presencia de una isotopía semántica, referida al concepto de sociedad o valores sociales. Así, tenemos en la línea 16 (bien común o próspero), en la línea 23 (sacrificio heroico, capacidad sobrenatural, trabajo) y en la línea 25 (oficio o consideración social). Aparece también antonimia cuando contrapone, al menos en dos oraciones, el bien común (l 16) frente al individual (l. 16), que luego llama arroz colectivo (l. 25) frente a individuo (l. 26).
                A nivel textual, destaca el uso de la anáfora: este y le, repetidos varias veces para referirse a Edweine Loureiro, que había aparecido anteriormente. Utiliza una serie de elementos catafóricos, como lo que mejor saben hacer (…) en las líneas 15-16, que sirve para relacionar las ideas expresadas por el autor. Deixis con el adverbio así (l. 9) o los pronombres  mío (l.1), otros, nos (l. 10) o nuestra (12), que buscan establecer las relaciones entre los distintos personajes que aparecen. Deícticos espaciales como Japón (l.2 y 22), japonés (l. 9, 11, 15), mundo (l. 19), que buscan situarnos espacialmente en el desarrollo de las ideas del texto. Deícticos temporales como Guerra Mundial (l. 2), término de guerra (l. 2) y al mismo tiempo (l. 25-26). No es un texto que destaque especialmente por el uso de conectores o marcadores textuales para relacionar las distintas ideas que la autora desarrolla; por mencionar alguno, en la línea 9, los consecutivos así que o de manera que (l. 12), pues (l. 20), ya que (l. 22), que sirven para el avance de las ideas expuestas por la autora y nos hacen llegar a distintas conclusiones... Hay marcadores aditivos: e (l. 6), y (l. 7, 10, 12, 13, 17, 18, 24 y 25), para enlazar ideas. También marcadores contraargumentativos, como pero (l. 4), sin embargo (l. 19), que tienen el valor de contraponer una serie de objeciones que hace la escritora en su discurso.

c) indique qué tipo de texto es (0,25 puntos).

                Es un texto de carácter expositivo-argumentativo (más esto último), en donde la autora nos habla de la importancia que se debe dar al esfuerzo individual para alcanzar el bien común. Se trata de un texto de tipo humanístico y de carácter oral, pues es un fragmento de la presentación de un libro que tiene como objeto el estudio del ser humano (texto sociológico). Según el receptor al que va dirigido, es un texto divulgativo, destinado a una minoría, que son las personas que acuden a las presentaciones de los libros, pero con un lenguaje sencillo, sin apenas cultismo.

2. Redacte un resumen del contenido del texto. (1 punto)

                A través de la metáfora del arroz, la autora plantea la teoría de que para salir de momentos de crisis es necesario ponerse a trabajar con ahínco, codo con codo, aunando esfuerzos, con el fin de solventar las dificultades. Solo con trabajo, esfuerzo y dedicación se pueden vencer los obstáculos, poniéndonos el ejemplo, en boca de un sabio anciano, de la sociedad japonesa que supo salir adelante en un momento tan delicado como el de una guerra mundial.

3.  Elabore un texto argumentativo a favor o en contra de la posibilidad de que se adopten en España los valores de la sociedad japonesa que se recogen en este fragmento. (1,5 puntos)

                Ojalá fuera posible que nuestra sociedad occidental tuviera los valores humanos, morales y altruistas que desde hace muchos años han caracterizado a la sociedad nipona.
                El trabajo y esfuerzo desinteresados, sin tener como meta la gratificación personal o el éxito individual, garantizarían, al menos, que hay un interés común por salir adelante, por alcanzar logros sociales y no individuales.
                Desgraciadamente, en nuestra sociedad capitalista prima lo contrario. Es más importante el beneficio propio, enriquecerse, que colaborar por sacar adelante un municipio, un estado o el planeta.
                En un momento como el que estamos viviendo, posiblemente no haya otro camino que el de estar unidos, el trabajar de manera conjunta, sin miras personales; pero, ya digo, es difícil ya solo imaginarlo.

4.a. Analice sintácticamente:
Mi amigo pensó que su interlocutor había optado por ignorar la pregunta. (1,5 puntos)

                Se trata de una oración compuesta formada por tres proposiciones.
                     PP: Mi amigo pensó…
PSSust.de CD: que su interlocutor había optado por ignorar la pregunta.
                PSSust. de término de un sintagma preposicional en función de complemento de régimen : por ignorar la pregunta
                El verbo principal es el verbo transitivo de pensamiento pensó. El sujeto, mi amigo. El predicado todo lo demás. Hay una PSSust. de CD, como he dicho antes, y , dentro de ella, PSSust. de término de un sintagma preposicional en función de complemento de régimen.

4.b Indique a qué categoría gramatical o clase de palabras pertenece inimaginables, analice su estructura morfológica y señale a qué proceso de formación de palabras responde. (1 punto)

                Inimaginables es una palabra variable que pertenece a la categoría gramatical adjetivo; es un adjetivo calificativo, en grado positivo, de una terminación, que vale tanto para el masculino como para el femenino.
                La palabra se puede descomponer o estructurar en cuatro unidades: in-: morfema derivativo prefijo; -imagin-: lexema; -able-: morfema derivativo sufijo (la a se puede separar como vocal temática); -s: morfema flexivo de número plural.
                Es una palabra derivada y no, parasintética, puesto que la combinación lexema + sufijo existe en la lengua. Al lexema se le unen un prefijo negativo (in-), que cambia sustancialmente el significado de la palabra, y un sufijo (-able), que aporta el significado de “capaz de”. Para la formación del plural se le añade a la palabra el morfema de número –s.


5.a. La novela realista y naturalista del siglo XIX. (2 puntos)

Aunque es una corriente estética que afectó a todas las artes  y géneros literarios, el realismo tiene en la novela su manifestación más característica. La novela realista puso freno a la fantasía. Los autores realistas pretendían narrar una historia posible ambientada en lugares conocidos y observados previamente. El objetivo del escritor era crear la ilusión de realidad mediante las descripciones minuciosas de lugares exteriores e interiores, la caracterización de los personajes  atendiendo a aspectos externos y psicológicos, y el decoro en el uso del lenguaje, esto es, el empleo de una lengua viva, acorde al personaje, con coloquialismos, voces populares o regionales  y hasta jergales.
La narración suele ser lineal y cerrada. Es frecuente el uso de un narrador omnisciente que interviene de manera constante en el relato enjuiciando hechos y personajes con intención satírica o moralizadora. Se observa también el empleo de técnicas narrativas que aproximan la novela realista al relato moderno: la presentación indirecta de los personajes, es decir, a partir de su comportamiento y su discurso, el estilo indirecto libre y  el monólogo, con el que el autor se adentra en la conciencia de los  personajes. Los conflictos de la sociedad de su tiempo constituyen la fuente principal de temas tratados en la novela realista: el contraste entre la vida urbana y el campo, los vicios y defectos de la burguesía, la miseria de ciertos individuos o lugares, el enfrentamiento ideológico por cuestiones religiosas o políticas, etc.

Dos tendencias se pueden observar en la novela realista española:

·         Una conservadora, con escritores  como Fernán Caballero (seudónimo utilizado por Cecilia Bölh de Faber (La gaviota), Pedro Antonio de Alarcón (El sombrero de tres picos), y José Mª de Pereda (Peñas arriba). Tratan en sus novelas temas  relacionados con un mundo rural idealizado, al que todavía no han llegado el progreso ni los males de la civilización; un mundo en el que todo lo malo procede de fuera, la cultura produce desasosiego y la fe religiosa aparece como vía de salvación.
·         Juan Valera representa una actitud intermedia entre las dos tendencias. Su realismo se caracteriza por la búsqueda del conocimiento de la personalidad humana, y sus novelas indagan sobre todo en la condición de la mujer (como, por ejemplo sucede en Madame Bobary de Flaubert). Entre sus obras, Pepita Jiménez.
·         En la otra tendencia podemos encuadrar a Galdós y a Clarín, partidarios de un realismo crítico que toma del mundo urbano preferentemente sus temas  y aborda el relato con la creencia en el progreso social humano como consecuencia  de la educación y la cultura. 
  
Benito Pérez Galdós es autor de una  extensa producción narrativa y teatral, de más de cien títulos. Destacan:

 -  Episodios nacionales, 46 novelas históricas que relatan hechos del pasado nacional reciente comprendidos entre los últimos años del reinado de Carlos IV y la Restauración. La documentación sobre los hechos referidos y la objetividad son los rasgos característicos de esta nueva novela histórica, muy diferente, por tanto, de la romántica.
 - Novelas de tesis: son las novelas de la 1ª  época, que inicia con  La fontana de oro. El argumento y los personajes de estas obras quedan sometidos a las ideas del autor, que trata de ejemplificarlas y justificarlas con la historia narrada y con los personajes arquetípicos que utiliza y que representan actitudes y valores (la tradición frente al progreso y el liberalismo). Destaca Doña Perfecta.
 - Novelas españolas contemporáneas: ciclo de novelas que inicia con  La desheredada y con el que trazó un fresco del Madrid y de la España de la época, con sus ambientes sociales, formas de vida, tipos,  etc. Galdós pretendió realizar un análisis profundo de la realidad. Los personajes son más complejos. Su comportamiento se relaciona con el medio social, la herencia biológica y la psicología. Emplea nuevas técnicas narrativas, como el estilo indirecto libre, el monólogo o el estilo teatral. Un título destacado de esta serie es Fortunata y Jacinta.
- Novelas espirituales: en sus últimas novelas, muestra un profundo interés por temas morales y espirituales; se acentúa el idealismo de los personajes y pierde importancia la descripción de la realidad. Títulos: Nazarín y Misericordia.

Leopoldo Alas “Clarín” ensayista, crítico literario, gran cultivador del relato corto (PipáDoña BertaAdiós, cordera…), es el  autor de la novela más importantes del siglo XIX, La Regenta,  novela que presenta el vasto panorama social de una ciudad de provincias, Vetusta (Oviedo), en la que está representada la sociedad española de la Restauración.
La historia es la crónica del adulterio de Ana Ozores, joven esposa del regente de la Audiencia Provincial, mujer sensible e imaginativa que busca en un medio hostil, como lo es la ciudad de Vetusta, el amor ideal, la felicidad, la plenitud. El modelo de Madame Bovary es innegable. Destacan en la novela la caracterización psicológica de los personajes, siempre en relación con el medio y la sociedad, y el empleo del estilo indirecto libre, utilizado por el autor para adentrarse en la vida interior de sus criaturas.

El naturalismo en la novela española.
 La influencia de la novela naturalista, impulsada principalmente por Émile Zola, que proponía aplicar el método científico a la literatura —la descripción y análisis del comportamiento humano en función de los factores que lo determinan: el medio natural y social, el momento histórico y la herencia biológica—, es apreciable en las obras de estos dos grandes novelistas españoles. La recepción del naturalismo francés fue crítica, sin embargo, en España, Emilia Pardo Bazán  planteó en  La cuestión palpitante, título en el que recogió diversos artículos publicados en periódicos sobre el Naturalismo, su rechazo del determinismo y del tratamiento de asuntos y situaciones desagradables, a los que tan inclinado era Zola, al tiempo que elogiaba del escritor francés la observación minuciosa y la calidad literaria de su obra. Los pazos de Ulloa y su continuación La madre naturaleza son dos de las obras de esta escritora gallega  en que se puede apreciar la aplicación de elementos y técnicas propias del Naturalismo. 
El otro gran autor naturalista en España fue el valenciano Vicente Blasco Ibáñez .El regionalismo de Blasco Ibáñez no ofrece una visión amable de su país, sino que presenta los conflictos sociales de la huerta y la ciudad con toda su crueldad, utilizando la técnica naturalista para exponer con dureza el problema. Entre sus obras: Cañas y barroLa barracaEntre naranjos...

5.b. Comente los aspectos más relevantes de la obra del siglo XX anterior a 1939 que haya leído en relación con su contexto histórico y literario. (1 punto)

                Federico García Lorca escribió La casa de Bernarda Alba en 1936, año de su muerte, pero la obra no fue estrenada hasta 1945. Este drama pertenece a la Generación del 27, grupo en el que nuestro autor juega un papel fundamental. Además de poeta, Lorca es un profundo conocedor del mundo del teatro y unos de los grandes renovadores del género. Fundó la compañía teatral “La Barraca”, cuyo propósito fue difundir el teatro en los espacios rurales y obreros. También cabe destacar el desprecio  que la sociedad española tenía hacia las mujeres durante ese tiempo, hasta después de la Guerra Civil Española. Entre sus rasgos principales se encuentran el gusto por la pureza estética, el interés por lo popular, la influencia de la vanguardia, sobre todo, el surrealismo, la renovación poética y temas como el amor, la naturaleza, la muerte o el compromiso con su tiempo.
La casa de Bernarda Alba constituye una de las piezas capitales del teatro lorquiano, ya que presenta temas nuevos como es el principio de autoridad y la gran importancia que adquieren los personajes femeninos.
Lorca experimenta con el drama surrealista, la tragedia rural y la farsa violenta hacer partícipe al espectador del drama que sufren sus personajes, por lo que
El tema central de la obra es el enfrentamiento entre autoridad y libertad, o el conflicto entre la realidad y el deseo, así como las apariencias, honor, la pasión condenada a la soledad o la muerte, y el luto y la frustración. La obra se relaciona con otros dramas del autor como es Doña Rosita la soltera, que también simboliza la frustración femenina, o la tragedia Bodas de sangre, dada por los conflictos familiares que llevan a los protagonistas a la muerte.
En cuanto al lenguaje, tiene un intenso sabor popular, abundan los diálogos fluidos e intensos, combinados con la prosa, y es frecuente la presencia de canciones populares y de numerosas metáforas e imágenes simbólicas.
Bernarda es la madre, representa el principio de autoridad, le importan mucho las apariencias y su obsesión es la virginidad; las hijas (Angustias, Magdalena, Amelia, Martirio y Adela) viven entre la reclusión impuesta y el deseo del mundo exterior. Todas ellas están obsesionadas por lo erótico. Angustias es hija del primer matrimonio de Bernarda y heredera de una gran fortuna, por lo que atrae a Pepe el Romano. Adela es la menor y más hermosa, y rebelde, que se convertirá en la querida de Pepe el Romano; María Josefa es la madre de Bernarda y en medio de su demencia expresa grandes verdades; La Poncia es una vieja criada que aconseja a Bernarda, y se caracteriza por su sabiduría y la ironía con que habla; Pepe el Romano no aparece en escena pero está omnipresente, representa el objeto del deseo, y por él se desatan las envidias.
La estructura recuerda a la del teatro clásico; la trama está dividida en tres actos (exposición de los acontecimientos y presentación; enfrentamiento entre las hermanas; y misterio y final trágico). La acción transcurre en la casa, un espacio cerrado y asfixiante plagado de símbolos. El vestuario viene marcado por la represión y la ausencia de color, salvo el de Adela, y el decorado es sencillo, concediéndole mucha importancia a la blancura y a los gruesos muros.

16 comentarios:

  1. Hola!
    ¿En la pregunta de literatura es suficiente con el contenido de los puntos estudiados para el Examen de Septiembre? ¿Hace falta ampliarlos con lo subrayado del libro?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. No se puede ampliara más ya que no vas a tener espacio suficiente. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Y esto lo tiene que hacer un chaval en hora y media? no me extraña que la educación vaya así. Dudo mucho que ningún universitario que no sea de Filología pueda aprobar este examen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, con bastante menos se aprueba durante el curso y también en Selectividad. Es una respuesta modelo y, a la vez, extensa. Yo pretendo ayudar con una serie de pistas. Cada uno podrá hacer la selección de lo que más le aporta para el examen. Desgraciadamente, la Educación no va por buenos derroteros, pero aquí no está el mayor problema. Un saludo.

      Eliminar
    2. Acabo de ver esto y creo que la argumentación es demasiado corta... a mi me han dicho que debería ocupar una cara entera... :S

      Eliminar
    3. Sí, quizás tengas razón: ha quedado un poco corta la argumentación; pero una cara es excesivo, ya que hay cuatro caras para contestar a todas las preguntas. Un saludo.

      Eliminar
    4. Esta corrección la está haciendo un profesor de secundaria, no un alumno. El profesor se dedica a dar cuanto más información mejor y el alumno a recibirla. Estamos muy acostumbrados a conformarnos con poco y cuando alguien realiza un buen trabajo se le critica por hacer un buen trabajo.

      Eliminar
  4. ¿La pregunta del contexto histórico-literario de 'La casa de Bernarda Alba' es correcta para escribirla tal cual en el examen de selectividad? Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Ahora estoy jubilada por enfermedad, pero he sido catedrática de instituto durante treinta años y la corrección ofrecida por este señor a las pruebas de Selectividad (Lengua) es un verdadero despropósito. El examen no pretende obtener una clase magistral como respuesta, sino la constatación de conocimientos teóricos y prácticos en función de las preguntas. Sus respuestas, señor Monte, son, simplemente, una perogrullada, copiadas de manuales e imposibles de retener para los alumnos aspirantes a superar la Selectividad. ¿Da usted clase? Si así fuere, ¿sus alumnos han contestado a las preguntas del examen de Selectividad (lengua) de manera semejante a lo que usted propone?

    ResponderEliminar
  6. Y qué bobada es eso de la entonación enunciativa, en un texto? La entonación corresponde a la lov y enunciativa solo significa que la entonación enunciativa puede ser afirmativa o negativa. Aconsejo a los alumnos que sean cautos con sus indicaciones.
    Cristina Frasíe (También he escrito el mensaje anterior)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo/Cristina Frasíe, siento mucho que la resolución del ejercicio no sea de su agrado. Puedo estar de acuerdo con lo que comenta de la entonación (también le aconsejo que acompañe la entonación interrogativa con signos de puntuación, ya que una oración interrogativa debe abrirse en castellano con ese signo y no dejarlo para el final). Sí, soy profesor de esta asignatura y las respuestas en este ejercicio no están copiadas de manuales, para bien o para mal, son mías. Es un modelo, que, seguro, tendrá sus fallos, pero alguna pista sí que deja a quien lo sigue. Yo no pretendo que el alumno sea capaz de contestar de manera tan exhaustiva. Esto se trabaja en clase y se adapta a las capacidades de los alumnos. Yo también aconsejo que sean cautos, y no solo con mis indicaciones. Le agradecería que me hiciera llegar cada una de las perogrulladas que observe. Le agradezco la observación de la entonación enunciativa que, en cuanto pueda, rectificaré. Un saludo.

      Eliminar
    2. Señora Cristina, yo no creo que la pretensión del Sr. Montes sea la de que un alumno retenga todo lo todo lo expuesto en el texto, más bien creo que su objetivo es dar cabida a todas las posibilidades que el texto ofrece, que son tantísimas y que podrían ser muchas más, para que el alumno no se limite a cuatro ideas. El alumno hará la selección en función de sus conocimientos y de lo que haya trabajado. No se trata de hacer lo justito sino de llegar más lejos y, no sé por qué, a nuestros estudiantes se les infravalora demasiado. Sólo hay que mirar la "tele" y darnos cuenta de que porque uno no sepa dónde está el Tormes, ya se considera a los alumnos españoles como ·tontos de capirote". Valoremos a nuestros chavales y no intentemos limitarles la información de un buen profesor. Grracias Sr. Monte por el trabajo que te tomas en tu bloq y por tus ganas de enseñar.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Vera. Esa es mi intención; que lo consiga o no es harina de otro costal. Llevo veinte años en esta profesión y más que acotar miras a los alumnos me gusta ampliarles horizontes. De todas maneras, Vera, no eres objetiva conmigo; tus visitas al blog te delatan. De nuevo, gracias.

      Eliminar
  7. muchas gracias emilio! tienes un blog fantastico, me ha ayudado mucho

    ResponderEliminar
  8. Estoy preparando el examen de Selectividad de 2016 y, sinceramente, me ha servido muchísimo esta entrada del blog. Entiendo que no se espera de nosotros que escribamos absolutamente todo, pero como guía lo encuentro muy útil. Y el comentario de La casa de Bernarda Alba, que es lo que andaba buscando para acabar aquí, es mejor que cualquiera de los que he visto de momento, y me ha permitido contrastar lo que ya tenía.
    Además quiero decir que es más o menos así como nos enseñan en clase a analizar textos, por lo menos mi profesor, y no creo que él sea precisamente un defensor de las perogrulladas. Así que solo puedo agradecer a Emilio el esfuerzo.
    Enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar

Entradas populares

número de páginas