miércoles, 3 de abril de 2013

desestacionalizar, verbo válido

Desestacionalizar, que se usa en economía con distintos significados, es un término adecuado, pues deriva de estacional y respeta las normas académicas sobre formación de palabras.
Por una parte, este verbo puede encerrar el sentido de ‘fomentar un sector o negocio típicamente vinculado a una estación, como la venta de helados o turrones, de manera que su actividad se amplíe más allá de su temporada alta y logre desarrollarse durante todo el año’.
Por otra, en estadística, desestacionalizar se utiliza con el significado de ‘calcular un dato filtrando variables que presentan patrones cíclicos de comportamiento en periodos específicos a lo largo de varios años’, como el repunte de contrataciones temporales de los centros comerciales en la campaña de Navidad.
En este cómputo, a menudo se prescinde de los llamados efectos de calendario, esto es, de la estructura particular de un mes o un trimestre,  como la fecha específica en que caen los festivos de Semana Santa, a veces en marzo y otras en abril.
Derivado a partir del adjetivo estacional, que a su vez remite al sustantivo estación, se trata de un vocablo respetuoso con las normas de la Gramática sobre formación de palabras, y su uso, por tanto, es perfectamente válido, pese a que aún no aparezca recogido en los diccionarios académicos ni de uso, y solo den constancia de él lexicones especializados en economía, como el de Ramón Tamames.
Así pues, se consideran apropiadas frases como «Iniciativas para desestacionalizar el turismo» o «1802 parados menos que el valor desestacionalizado del paro registrado en enero», donde desestacionalizarse escribe en redonda, sin ningún tipo de resalte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

número de páginas