lunes, 7 de febrero de 2011

ESQUEMA DE COMENTARIO DE TEXTO

0. Lectura comprensiva del texto



Hay que leer el texto tantas veces como sea necesario: no podrás comentarlo adecuadamente si no comprendes todo lo que lees. Para ello puedes subrayar las palabras u oraciones que consideres importantes para el análisis, así como anotar en los márgenes cualquier información que se te ocurra para su interpretación.



1. Tema



Debe recogerlo de forma abstracta (sin hacer mención a ningún dato concreto del texto).

La extensión recomendable es de unas 10 palabras.



2. Resumen



Se caracteriza por su brevedad, claridad, sencillez y objetividad. Su cometido en el comentario es demostrar que has comprendido el texto porque debe poder sustituirlo en su significado. Para realizar un resumen hay que seleccionar las palabras clave del texto y unirlas mediante conectores para redactar un nuevo texto coherente.

La extensión recomendable es de ¼ sobre el original, aunque, si no estáis seguros, es mejor no sobrepasar las 5 o 10 líneas.



3. Estructura



a) Aquí debes averiguar cómo se organizan las ideas del texto. Puedes servirte, en principio, del lugar que ocupa la idea principal en el texto (jerarquía y posición de la tesis o idea principal): analizante o deductiva (la tesis abre el texto), sintetizante o inductiva (la tesis cierra el texto), encuadrada (la tesis cierra y abre el texto, pero sin necesidad de que se repitan las mismas palabras) y paralela (no hay idea principal: todas tienen la misma importancia).



b) Según las secuencias textuales que lo integran (textos narrativos, descriptivos, dialogados, expositivos y argumentativos).

Están desarrollados en el manual. Cabe recordar que suelen aparecer combinadas.





4. Caracterización del texto



En este apartado deberás identificar el Tipo de texto según el ámbito de uso, es decir,

según para qué se va a utilizar. Podemos distinguir entre textos periodísticos, publicitarios, técnico-científicos, jurídico-administrativos, ensayísticos y literarios.

Dentro de cada tipo de texto hay que justificar, además, el género al que pertenece: si es un texto periodístico, deberás tener en cuenta, por ejemplo, si es objetivo o subjetivo, y en el caso de que sea subjetivo, determinar si es una editorial, un artículo de opinión o una carta al director.



5. Análisis lingüístico



Tradicionalmente se distingue entre ANÁLISIS GRAMATICAL O POR NIVELES (desde el fonema hasta la oración, inclusive) y ANÁLISIS TEXTUAL (a partir de la oración, es decir, el texto).



5.1. Análisis gramatical o por niveles

Sólo hay que analizar aquellos rasgos de cada nivel que consideres importantes.



a) NIVEL FONÉTICO-FONOLÓGICO



En principio sólo se encarga de sonidos y fonemas, pero también incluye otros aspectos, directamente relacionados con la Ortografía, como la puntuación.

-Modalidad oracional: oraciones enunciativas (afirmativas o negativas), exclamativas, interrogativas (directas o indirectas), exhortativas o imperativas, dubitativas y desiderativas.

-Signos de puntuación: a mayor cantidad de signos, más lenta será el ritmo de lectura y a la inversa.



b) NIVEL MORFOSINTÁCTICO



Analiza el interior de la palabra (lexemas y morfemas) y cómo se relacionan entre sí (sintagma y oración).



b.1 MORFOLOGÍA



Sólo se tendrían en cuenta las categorías gramaticales de forma variable, es decir, que pueden llevar morfemas: sustantivos, adjetivos, determinantes (artículos y adjetivos determinativos), pronombres, verbos y adverbios, tanto como origen como categoría resultante (palabras que se transforman en sustantivos, adjetivos, verbos o adverbios) mediante la aplicación de sufijos apreciativos derivativos.



b.2. SINTAXIS



En este apartado deberás saber cómo se organizan las palabras, sobre todo las preposiciones, conjunciones y adverbios con sus respectivas locuciones, pues sirven de unión entre palabras, sintagmas y oraciones, además de servirte como clave para identificar y clasificar las oraciones compuestas; y de las formas variables anteriormente citadas, pues constituyen el núcleo alrededor del cual se organiza el resto para constituir un sintagma (nominal: nombre o sustantivo; preposicional: preposición + sintagma nominal; adjetival: adjetivo; adverbial: adverbio; verbal: verbo). Finalmente, tendrás que identificar la función que ejerce cada sintagma: sujeto (sujeto paciente en la oración pasiva) o predicado (nominal o verbal) y los complementos del predicado: atributo, complemento agente (en la oración pasiva), complemento directo, complemento indirecto, complemento circunstancial, complemento preposicional o de régimen y complemento predicativo.

Respecto a los tipos de oración, sí que será obligatorio indicar si predominan las oraciones simples (compuestas por un solo verbo) o las compuestas (más de un verbo); en caso de que sean de este último tipo, también habrás de señalar de qué subtipo según el conector oracional que la articule: coordinadas (copulativas, disyuntivas, adversativas, distributivas...) o subordinadas (propiamente dichas: sustantivas, adjetivas... y de implicación lógica: causales, finales, concesivas...), así como la ausencia de conector oracional: oraciones yuxtapuestas.



c) NIVEL LÉXICO-SEMÁNTICO



Se refiere al vocabulario y al significado de la palabra, respectivamente.



c.1 LÉXICO



Hay que clasificar las palabras, en primer lugar, según pertenezcan al léxico general (de uso diario y que hace referencia a objetos cotidianos o a ideas generales: “casa”, “amor”...) o al específico (compuesto por tecnicismos o palabras que se utilizan para un ámbito profesional o académico determinado: “cardiograma” en Medicina o “sintagma” en Lingüística, y cultismos, palabras que fueron tomadas directamente del latín, principalmente, sin que evolucionaran de forma natural a lo largo de los siglos). En una segunda clasificación deberás distinguir entre neologismos (palabras de nueva creación), arcaísmos (palabras en desuso) y extranjerismos o préstamos de otras lenguas, de los que debes indicar su lugar de procedencia: anglicismos, lusismos, galicismos, italianismos, germanismos, arabismos...

Por último, puede serte útil para la opinión personal que la abundancia y variedad de vocabulario es síntoma de un texto bien escrito por un autor culto.



c.2. SEMÁNTICA



Su objeto de estudio no es la palabra, sino el sema o rasgo de significado. Es importante localizar aquellas palabras que son fruto de fenómenos semánticos, como la sinonimia, antonimia, polisemia u homonimia (palabras homónimas y homógrafas), porque son el motor del cambio de significado de muchos términos actuales y origen de otras tantas figuras retóricas.

Otro procedimiento que considero fundamental para este nivel, es la agrupación del vocabulario en campos semánticos, tanto por un rasgo de significado único que comparta una serie de palabras, como por la relación en el texto entre hiperónimos, hipónimos y cohipónimos.



d) Análisis textual



En este apartado el objeto de estudio es el texto a través de sus tres propiedades fundamentales: COHERENCIA (significado interno y unitario del texto), COHESIÓN (manifestación formal de la coherencia) y ADECUACIÓN (adaptación del texto a la situación comunicativa). El análisis se realiza por medio de los mecanismos propios de cada propiedad textual que encontraréis en el manual (adecuación y coherencia) y en la unidad (cohesión).



6. Opinión personal



Es el verdadero comentario de texto, donde no sólo debes interpretar las pruebas recogidas hasta ahora de un modo subjetivo, sino también dar tu opinión personal sobre el contenido y cómo está escrito el texto (propiedad de adecuación textual: ¿es adecuado este texto según el tema, receptor y ámbito de uso?), y en qué estás de acuerdo o no con lo que dice el autor y cómo lo dice, además de decir qué dirías tú y cómo lo dirías.

La mejor opción es abordar este apartado desde la forma, aún más si hemos realizado el análisis lingüístico, y seleccionar aquellos rasgos correspondientes a cada nivel que nos parezcan acertados o desacertados, y justificar por qué. En el caso de los desacertados, es recomendable aportar una alternativa propia.

Para el contenido del texto es necesario argumentar con ejemplos extraídos del texto, se esté de acuerdo o no con el autor, y justificar por qué. También es aconsejable aportar una alternativa debidamente argumentada.

En definitiva, la opinión personal te permite recuperar, a modo de conclusión, aquellos elementos analizados que crees relevantes para poder juzgar el texto con rigor y aportar alternativas válidas.

Por último, cabe señalar que todo el comentario debe estar redactado, por lo que habrás de huir de esquemas y epígrafes que distingan cada apartado. También es muy importante que extraigas, al menos, un ejemplo de cada rasgo que analices del texto y que señales la línea dónde se encuentra. Para terminar, es fundamental la corrección ortográfica y gramatical, así como la presentación (márgenes, caligrafía, ordenación por párrafos, ausencia de tachones...) y la habilidad a la hora de redactar y exponer tus ideas con claridad, orden y estilo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

número de páginas