jueves, 21 de marzo de 2013

una quita no es un impuesto ni un gravamen

La palabra quita, frecuente en el vocabulario económico,  alude a la cancelación total o parcial de una deuda que hace el acreedor al deudor.
Sin embargo, con motivo del acuerdo alcanzado entre la Eurozona y el Gobierno de Chipre para el rescate financiero de ese país es frecuente ver en los medios la palabra quita aplicada a una de las medidas incluidas en ese pacto: la imposición de un gravamen o impuesto especial sobre los depósitos bancarios.
Así se pueden leer frases como «Los chipriotas, indignados por la quita de sus depósitos» o «Chipre y la troika acuerdan una quita menos dolorosa para los pequeños ahorradores».
En estos casos no se hace referencia a la condonación de una deuda sino a un gravamen o impuesto especial, que se aplicará por una sola vez, sobre las cantidades depositadas en las entidades bancarias.
El texto original del acuerdo, en inglés, se refiere a esta medida como one -off levy, cuya traducción al español puede ser gravamen o más precisamente gravamen único. También podría hablarse de un impuesto extraordinario.
De esta forma, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir «Los chipriotas, indignados por el gravamen único sobre sus depósitos» o «Chipre y la troika acuerdan una impuesto extraordinario menos doloroso para los pequeños ahorradores».
Se recuerda además que la palabra gravamen se escribe sin tilde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

número de páginas