martes, 7 de agosto de 2012

La influencia de la literatura en la música





La literatura no sólo ha sido fuente de inspiración para guiones cinematográficos, televisivos y teatrales. Muchos cantantes y agrupaciones han tomado obras literarias para la creación de discos o canciones, y hay que decir que ciertos autores son favoritos para ser homenajeados a partir de estos proyectos.

Uno de los favoritos es Lewis Carroll, el creador de la obra “Alicia en el país de las maravillas”, precisamente por el lado oscuro que maneja. Uno de los máximos éxitos de la banda de los años 60, Jefferson Airplane, es “White Rabbit”, que habla precisamente del conejo blanco que nunca tiene tiempo de detenerse para platicar con Alicia.

Además, Enrique Bunbury también se inspiró para crear una letra en la que la misma protagonista era confinada a este extraño lugar “Alicia (expulsada al país de las maravillas)”. Y no olvidemos “Alice” de Avril Lavigne, de la película del mismo nombre del 2010.

Otro consentido de los músicos es Edgar Allan Poe. Uno de sus poemas básicos, “El cuervo”, es retratado en un tema de Alan Parsons’ Project, pero en Latinoamérica hay tres claros ejemplos de su influencia. Uno es la musicalización brindada por Radio Futura de otro poema importante del escritor estadounidense, “Annabel Lee”, del disco “La canción de Juan Perro” (1987), y un año después, Soda Stereo tomaría parte de la trama de “El Corazón Delator” para una canción del mismo nombre que formó parte de su disco “Doble Vida” (1988).

Un caso particular es Gabriela Martínez de la Mora, líder del grupo Carmín (al cual por cierto, perteneció por un tiempo Ely Guerra); esta banda participó en el Festival OTI de 1988 con el tema “Un grito en la oscuridad”, escrita por Gabriela y que se trata de una especie de homenaje y referencia a Allan Poe.

Y otro que apasiona mucho a los músicos es J.R.R. Tolkien, el creador de la trilogía de “El señor de los anillos”. Podemos decir que la canción más famosa es “The Battle of Evermore”, del famoso disco IV de Led Zeppelin, inspirada en “El retorno del rey”.

La banda canadiense Rush tomó al personaje principal de la famosa novela de Mark Twain “Las aventuras de Tom Sawyer”, que con el tiempo se convertiría en uno de sus más grandes clásicos. Y hablando de… “Don’t Stand So Close To Me”, de The Police, que durante mucho tiempo se pensó que era un tema autobiográfico, pues habla de un profesor de escuela entusiasmado con una de sus alumnas, en realidad está basada en el clásico de Vladimir Nabokov, “Lolita”.

La ciudad ficticia donde trascurre “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez, Macondo, también tiene su canción, una de las más populares de la literatura latinoamericana. Este tema, que ha sido interpretado por Óscar Chávez, Rigo Tovar, Celso Piña y hasta La Dosis, relata en pocas palabras algunos detalles de la famosa obra del escritor colombiano.

Mario Benedetti también hizo su aportación con su poema “Te quiero” (inolvidable en “Y en la calle codo a codo, somos mucho más que dos”). Una de las más famosas interpretaciones de esta canción la podemos escuchar en voz de Nacha Guevara, aunque también la ha grabado gente de la talla de Tania Libertad, e inspiró a Ana Belén y Víctor Manuel para llamar a una de sus giras como el verso ya referido.

El disco “Animals” (1977) de Pink Floyd, está completamente inspirado en la obra de George Orwell “La rebelión en la granja”. Para su creación, Roger Waters tomó tres animales: la oveja, el cerdo y el perro e hizo notables metáforas entre el comportamiento de estos animales con el humano. El resultado, uno de los mejores discos de esta banda inglesa.

El famoso texto de Jean Paul Sartre “La náusea”, inspiró a Santa Sabina a crear el tema “Labios mojados”, uno de los más significativos pues encierra el concepto musical que la banda siempre ofreció: música sin concesiones con una letra muy acorde con el autor. Otra banda que tomó algo del existencialismo fue The Cure, quienes usaron “El extranjero” de Albert Camus para crear uno de sus temas más polémicos, “Killing An Arab”, pues mucha gente no entendió el mensaje y creyó que era una canción xenofóbica.

De la famosa novela de Patrick Süskind, “El perfume”, hay dos canciones. La primera es “Scentless Apprentice” de Nirvana, y la otra es “Du Riechst So Gut” de Rammstein. En ambas, se plasma la idea del autor de contar la historia de un hombre y su relación con lo que él mismo llamaba “el fascinante mundo de los olores”.

Los cuentos infantiles también tienen su lugar, como la historia de los Tres Cochinitos y el Lobo feroz, que encontró eco en la banda de heavy metal Green Jelly, quien se inspiró y creó “Three Little Pigs”, y cuyo video pues es básicamente la narración del cuento.

El personaje de Gulliver, tomado de la novela de Jonathan Swift, fue tomado, curiosamente, por dos cantantes españoles: uno fueJoaquín Sabina y el otro, Miguel Bosé. Otro personaje protagonista de cuento clásico, Ulises (“La Odisea”, de Homero) que también estelariza la historia que presenta Cream en “Tales Of Brave Ulysses”.

Los libros sobre historias del narcotráfico también han tenido su lugar en esta inspiración. Primero, fue Juanes con “Rosario Tijeras”, y después Los Tigres del Norte con “La Reina del Sur”. Ambos no sólo llegaron al mundo del disco, sino también al de la televisión, y en el caso de la primera, también al cine.

Café Tacuba incluyó dos referencias literarias en su aclamado disco debut de 1992. La primera la encontramos en “Las batallas”, que está completamente basada en “Las batallas en el desierto” de José Emilio Pacheco; y la segunda es “Rarotonga”, la famosa historieta de Yolanda Vargas Dulché, en donde la banda alucina que se les presenta esta voluptuosa mujer con su frase “hazme tuya cada martes”.

Aún con todo, tal vez una de las referencias más famosas en la música de obras literarias es la hecha por Joan Manuel Serrat. “Dedicado a Antonio Machado”, que salió en 1969, se volvió un clásico en parte gracias al tema “Cantares” (inolvidable su “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”), aún cuando los poemas no están tan escritos como los había hecho Machado.

Y otro poeta que ha sido objeto de homenajes, es Pablo Neruda. En 1999 salió un disco con textos escogidos del ganador del Premio Nobel de Literatura, llamado “marinero en Tierra”, en el cual participan gente como Alejandro Sanz, Miguel Bosé, Joaquín Sabina, Andrés Calamaro, Aterciopelados, Mikel Erentxun y El Tri.

Y el segundo fue “Neruda en el corazón”, proyecto en el que volvieron a participar Bosé y Sabina, a quienes se les sumaron Ana Belén, Solé Giménez (la ex Presuntos Implicados), Lucio Dalla, Miguel Ríos, Jorge Drexler y hasta Julieta Venegas.

Tal vez faltaron muchas cosas, pero hay que decir algo. Esta fue una pequeñísima muestra de lo que la literatura ha hecho por la música… y no lo dudemos. Si están leyendo un libro en este momento, a lo mejor luego se convierte en canción, uno nunca sabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

número de páginas